PINTURAS AL FRESCO

La pintura al fresco es uno de los procedimientos decorativos más importantes en Roma, junto con el mosaico, claro. Este procedimiento pictórico mural se comenzó a aplicar en la antigüedad, era ya conocido por los egipcios, los cretenses y los griegos, también la practicaban los romanos y era utilizada por los primeros cristianos para decorar las catacumbas. Conservamos restos de frescos murales en las pinturas minoicas del palacio de Cnossos de Creta o pinturas pompeyanas romanas.

Fresco minoico, cnossos (el salto del toro)

 

Villa de los Misterios, Nápoles

El escritor romano Vitrubio en su libro De Arquitectura nos relata el método del procedimiento. La pintura se realiza sobre una superficie cubierta con una delgada y suave capa de yeso, en la que se va aplicando cal apagada y cuando la última capa está todavía húmeda o fresca se pinta sobre ella, de ahí su nombre. Los pigmentos que se utilizan son naturales de origen mineral y resistentes a la cal. Esta técnica la utilizararon en el renacimiento Rafael en el Vaticano y Miguel Angel en la Capilla Sixtina, en España la utilizó Francisco de Goya en la ermita de San Antonio de la Florida en Madrid y actualmente se sigue utilizando .

La creación, Capilla Sixtina, Miguel Angel

 

Cúpula San Antonio de la Florida, Goya

GLADIADORES SEGÚN CHIRICO

 

Escuela de Gladidadores, Chirico

Giorgio de Chirico (1888- 1978) es un pintor italiano de origen griego, creador de la pintura metafísica.

Influyó en artistas surrealistas como Dalí.

Además de esta pintura dedicada a los gladiadores romanos, tiene otras obras de inspiración clásica como Héctor y Andrómaca o Villas romanas.

En esta pintura vemos la terrible figura de un personaje muerto y los otros, todos desnudos, clavándose puñales unos a otros en una habitación decorada con dos cuadros de personajes de tipo clásico. Leer el resto de esta entrada »