ENTREVISTA A HELENA DE TROYA

Dos entrevistas a la famosísima Helena de Troya, que, en realidad no era tal, si no de Esparta, realizadas por las alumnas de Cultura Clásica del IES Camilo José Cela, Madrid. Siguiendo el libro de texto de la editorial Almadraba.

La primera ha sido realizada por Karla González y María Isasi, alumnas de tercero de la ESO.

Se trata de una conexión en directo con el canal Antena Griega.

PERIODISTA: Hola, buenos días, Matías, estamos hoy aquí con Helena, que nos ha traído a su palacio, bueno…, que nos lo cuente ella mejor.

HELENA: Hola Karla, sí, pues como ibas diciendo os he traído al palacio con mi esposo Menelao, que tras la gran guerra que provoqué supo perdonarme.

PERIODISTA: Y … cuéntanos, ¿quiénes son tus padres?

HELENA: Bueno, he de decir que me habría gustado ser hija de Tindáreo, aunque ya sabéis que dicen que soy hija del propio dios Zeus, que se metamorfoseó en cisne para conseguir tener relaciones con mi madre Leda.

PERIODISTA: ¿ Y crees que Zeus es tu padre?

HELENA: Sinceramente, si no los sé ya, creo que a mis años no me enteraré. Yo quiero creer que no, pero si no, ¿por qué soy la mujer más bella del mundo?´,  ¿ por qué fui la causante de la guerra de Troya?

PERIODISTA: ¿Cuántos años llevas viviendo en este palacio?

HELENA: Puff…, déjame pensar…, pues si yo ahora tengo 62, creo que unos 45 años o cosa así.

PERIODISTA: ¿Nos muestras tu atuendo? ¿Cómo vas vestida? Sabes que esto para los telespectadores es interesante, déjanos ver.

(Helena se gira sobre sí misma)

HELENA: Pues ahora no llevo gran cosa, llevo una túnica blanca, una cuerda de alpargata y unas flores frescas en el pelo, nunca me ha gustado ir muy llamativa.

PERIODISTA: También, si nos fijamos, tienes reflejos rubios, y te conservas muy bien, estupenda.

HELENA: Muchas gracias.

PERIODISTA: ¿Y cuál est tu versión sobre la turbia historia con Paris?

HELENA: Bueno, me imagino que habréis oído muchas versiones, pero en verdad, no me raptó, yo lo consentí, Paris me daba lo que Menelao ya no.

PERIODISTA: ¿Cómo te sientes al ser la causante de tantas muertes?

HELENA: Creo que a nadie le gusta que mueran por ella pero la verdad es que me protegían ante todo.

PERIODISTA: ¿ Y por qué no te llevaste contigo a tu hija Hermíone?

HELENA: Porque yo vivía por y para Paris. No podía atenderla. Así que la quedé con su padre, con quien estaba bien atendida y así sabía que volvería.

PERIODISTA: ¿ Qué sientes al ser tan deseada por todos?

HELENA: (mientras se ríe) ¡ Hombre, no creo que todos! Pero, ¿a quién no le gusta que la miren y la deseen?

PERIODISTA: La última pregunta y despedidos la conexión. ¿Cuál es el sercreto que te mantiene así de joven?

HELENA: La verdad, no hay misterio, cuidadarse y vivir el momento “carpe diem“.

PERIODISTA: Helena, creo que ya tenemos suficiente para sorperender a nuestros telespectadores. Gracias por tu amabilidad y por tu tiempo.

HELENA. Espero que hayan tenido una buena estancia en mi palacio y buen viaje de vuelta.

Matías, estas son las palabras y la extensa entrevista que nos ha concedido amablemente esta bellísima mujer. Nos despedimos desde Troya cuando son las tres de la tarde.

__________________________________________________________________________________________

Entrevista a Helena para el periódico semanal Lecturas troyanas.

Iraida Castro y Johana Sinchire

LECTURAS TROYANAS

Por fin logré cumplir mi sueño y conocer a Helena, la supuesta causante de la guerra de Troya.

Helena es la mujer más bella que haya visto jamás, hija del dios de dioses y a pesar de ello, modesta cual campesina. Por ese motivo me recibió ella misma en su casa, típica troyana, con dos besos y unas copas de champagne en la mano.

A simple vista, y a pesar de sus años y años de vida, no pasa de los 40, y todavía se puede apreciar la elasticidad en su piel, como la de una joven de apenas 25 años; y su pelo rizado y rubio, la convierten en, como ya he dicho, la mujer más bella vista por mis propios ojos.

“¿Si quieres empezamos? – ella amablemente y con una sonrisa me dijo: “¿Qué quieres saber? – pregunta casi canturreando. Yo, directa, le pregunté sobre su marcha  de Esparta y, aunque enrojecida, contestó sin más: “Me sentía viva, enamorada, y no lo pude evitar”. Luego, al preguntar por sus sentimientos acerca de ser la causante de la muerte de tantos hombres, asomaron a sus ojos lágrimas de socorro y perdón y eso lo respondió todo.

Así, radicalmente, cambié de tema.

¿Qué tal la relación con tus suegros? – pregunté.

“La verdad, muy bien, ya que ellos, en parte, son mi motivo de belleza” – respondió ella.

¿A qué te refieres? – pregunté yo con tono inquistivo.

“Mi suegra me hizo conocer los baños y las cremas faciales rejuvenecedoras”- ríe.

“Muchos no piensan lo mismo, ya  que eres la hija de un dios”

“Pues sí, y eso ayuda”- contesta feliz.

Nada más terminar de reírse, le pregunté sobre cómo se sentía al ser la mujer más deseada del mundo, y la mujer , se quedó en blanco. Un par de copas más, y  así terminó la entrevista. Espero poder repetir algúndía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: